Seleccionar página

Ingredientes (3 raciones):

  • 300 gr. de Merluza
  • 100 gr. de Brócoli
  • 20 gr. de Queso Parmesano
  • 2 Claras de huevo
  • 20 gr de Pan rallado integral
  • 30 gr de Salvado de avena
  • 10 gr de Semillas de chía
  • 10 g de Semillas de lino
  • Sal a gusto
  • 10 ml. de Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

  1. Para elaborar estas albóndigas yo usé las sobras de una merluza a la plancha del día anterior y de brócoli al vapor, vosotros podéis cocinar la merluza en sartén, al vapor, hervida o de igual manera que yo y el brócoli si recomiendo cocinarlo al vapor para aprovechar mejor sus nutrientes.
  2. Partiendo de estos dos ingredientes cocidos y ya fríos, los colocamos en un bol junto al queso parmesano rallado, las claras de huevo y la sal a gusto (yo usé poco porque la merluza ya había sido salada en su cocción).
  3. Desmenuzamos bien la merluza y el brócoli con ayuda de un tenedor mientras unimos todos los ingredientes quedando una mezcla apenas húmeda.
  4. En un plato colocamos el pan rallado (integral) junto al salvado de avena y las semillas de lino y chía, mezclamos y lo reservamos para rebozar.
  5. Formamos con las manos limpias las albóndigas presionando las mismas suavemente y pasamos por la mezcla anterior. Llevamos a placa para horno ligeramente rociada con aceite de oliva extra virgen y horneamos por aproximadamente 20 minutos a temperatura moderada.