Lee este articulo en 3 minuto(s) o menos

La mala nutrición afecta directamente a nuestro cabello

No es secreto para nadie que si llevas una dieta sana y equilibrada tu cuerpo te lo agradecerá, pero no podemos centrarnos sólo en si hemos logrado reducir esas zonas acumuladas de grasas. También debemos centrarnos en si otras partes de nuestro cuerpo han tenido cambios favorables.

Como es el caso de nuestro cabello, la mala nutrición le puede provocar un aspecto pobre y hasta la caída capilar. Uno de los problemas es que los efectos de comer mal, no se ven a primeras en el aspecto de nuestro pelo, sino que es un efecto algo tardío, y puede que no nos preocupemos hasta unos meses.

El cuero cabelludo y los folículos capilares se benefician también de las proteínas que ingerimos para poder crecer, y no son precisamente pocas, por lo que si tenemos falta de ellas, nos afectarán en la caída de pelo. Por ello debemos nutrirnos de una dieta rica en proteínas para tener un cabello fuerte y sano, así como: carnes bajas en grasa como el pollo y pescados, ¡muchos expertos recomiendan el salmón!

Como es de imaginar, también en alimentos ricos en calcio, cobre y hierro. Por lo que el tipo de alimentos que encontramos son: chocolate oscuro, leche, espinacas, acelgas, mejillones, almejas, lentejas, etc. No olvidemos tampoco que para tener un cabello sano y brillante debemos tomar con moderación aceite de girasol y de soja, los cuales contienen ácido linoléico. Y vitaminas del grupo B, biotina y el zinc, que tienen un efecto antiseborreico para controlar la dermatitis seborreica.

También hay estudios que demuestran que algunos alimentos pueden ser más perniciosos, ya que provocan la caída del cabello, como por ejemplo café, bebidas con gas e hidratos de carbonos.

Por supuesto, no debemos olvidarnos de tener una buena hidratación, es decir, beber agua en su justa medida, ¡tu cabello también la necesita!

Evidentemente hay otros factores de nuestro organismo que pueden favorecer la caída del pelo, como el estrés y los cambios hormonales, sin embargo, la mala nutrición solo agrava estos efectos mientras que la dieta equilibrada los mengua. Lo que hacemos cada día puede afectar a nuestro cuero cabelludo, por lo que tenemos que empezar a ser conscientes de ello.

Recuerda: 

¡El cabello es un órgano vivo en el se refleja tu estilo de vida!