Una dieta depurativa para compensar la Navidad puede ser una buena idea, pero también usarla para extraer hábitos útiles en el futuro.

Dieta depurativa para compensar la Navidad y sus excesos

Lee este articulo en 4 minuto(s) o menos

Primero parecía que no iban a llegar nunca y, una vez llegaron, que durarían para siempre. Pero ya se han ido. Las fiestas han pasado de largo no sin dejar por el camino un buen número de comilonas, por lo que (a falta del día de Reyes) el daño ya está hecho y toca pensar en los remedios. Una dieta depurativa para compensar la Navidad se antoja más como una necesidad que como un buen propósito en vista del desarrollo de los acontecimientos, por lo que es necesario saber por dónde empezar. No se trata tanto de adelgazar los kilos de más (que también) sino de limpiar el organismo para empezar de cero.

Las dietas depurativas con control pueden ser beneficiosas para el cuerpo

Aunque algunas dietas depurativas pueden tener efecto rebote en lo que al peso se refiere, hechas con cuidado traen muchas ventajas para el cuerpo. Toda dieta depurativa que se precie debe basarse en productos naturales como frutas y verduras, dejando fuera alimentos grasos y pesados por unos días, cualquier elemento químico y, por supuesto, las grandes cantidades. En muchas ocasiones, estos regímenes se basan en un solo ingrediente: la dieta del pomelo, la dieta de la uva, la dieta del pepino… Puede servir para depurar, pero muchos expertos aconsejan variar los alimentos ingeridos para que al organismo no le falte de nada, por mucho que sea un plan de choque de unos pocos días.

Una dieta depurativa para compensar la Navidad debe empezar con un desayuno variado, pero ligero: zumos, yogures naturales, fruta fresca y algunos frutos secos aportarán al organismo las vitaminas, nutrientes y calorías que necesita para arrancar la jornada. También puede incluirse unas tostadas (de pan integral, a ser posible) o té (siempre un gran aliado), pero es importante apartar la bollería, muy recurrente a primera hora de la mañana. A media mañana, el almuerzo puede servir para alternar con el desayuno: si a primera hora ha habido tostadas, a media mañana fruta, o al revés. Las infusiones y batidos ayudan a que se haga un poco más llevadero el régimen, aportan un punto de color y sabor y además pueden ser deliciosas.

Verduras al vapor o cereales integrales pueden ser una buena opción para los platos principales

Los grandes problemas de las dietas depurativas suelen llegar con los platos principales, por lo que hay que mentalizarse: es un plan de choque, ya vendrán las alegrías en otro momento. Puede ser buena idea optar por vegetales diuréticos y con buena capacidad para regular el tránsito intestinal, como las espinacas (crudas mejor) o las alcachofas. Verduras al vapor, arroz integral, ensaladas ligeras (nada de salsas) o sopas pueden servir, ya que son opciones moderadamente saciantes y altamente nutritivas.

Para terminar el día, zumos y fruta en el turno de tarde y un nuevo aporte vegetal de noche rematarán la faena. Brócoli, pepino, tomate, piña, kiwi, guisantes, judías, cebolla o coles de bruselas son algunas ideas: puede que no suene apasionante, pero funciona. De hecho, muchas son las personas que optan por hacer un día de dieta detox a la semana, para que el cuerpo esté siempre bien nutrido de aportes naturales y para servir de balanza en el vaivén del día a día. Además, un artículo reciente de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética asegura que el consumo frecuente de frutas y verduras se asocia a un menor desarrollo de enfermedades como el cáncer, patologías cardiovasculares y otras dolencias crónicas. En conclusión: la dieta depurativa para compensar la Navidad es necesaria, pero de ella podemos extraer hábitos muy útiles no solo como limpiadores de conciencia.

Leave a Comment