Lee este articulo en 3 minuto(s) o menos

El snack perfecto para picar entre horas

Las dietas suelen tener un punto caliente. Parece relativamente sencillo controlar las recetas y raciones en comidas y cenas, pues hay mucha documentación al respecto y las ideas y variedades son mayores. El problema viene con las comidas entre horas. Almuerzos, meriendas o snacks son el momento de debilidad en el que muchas personas se saltan su régimen y optan por opciones menos saludables, más rápidas y cómodas. Una de las soluciones que a muchas personas no se le ocurre y que es de lo más recomendable es la de recurrir a los frutos secos.

Los frutos secos, llamados así por su escaso porcentaje de agua, son una solución magnífica para picar entre horas de manera saludable. Son habitualmente ricos en hidratos de absorción lenta, contienen fósforo, potasio, magnesio, vitaminas B y E y, bien elegidos, pueden dar un gran aporte nutricional a las dietas. Aunque está muy extendido el tópico de que se trata de un alimento altamente calórico, su poder saciante y gran cantidad de fibra y proteína vegetal son elementos que evitan que su consumo resulte perjudicial.

Los frutos secos son recomendados en dietas de adelgazamiento

 

Es cierto que (como con cualquier otro alimento, por bueno que sea) una ingesta excesiva de frutos secos no es demasiado recomendable y puede engordar, pero en su justa medida son ideales incluso en dietas de adelgazamiento. Algunos, como las nueces, son antiinflamatorios, por lo que una pequeña cantidad al día puede ayudar a reducir el volumen corporal, además de omega 3 para reducir el colesterol malo y antioxidantes. Avellanas, almendras, cacahuetes, anacardos o pistachos son ideales para saciarnos, apuntalar nuestra alimentación y disfrutar de su sabor.

Para quien no quiera tomarlos en su estado natural, los frutos secos son un alimento versátil y adaptable a casi cualquier plato. Desde un ingrediente más que aporte un punto crujiente a ensaladas hasta centro de una salsa, relleno de panes, galletas o carnes. Ya sea con un puñado al día o como condimento de otros alimentos, los frutos secos son imprescindibles para una nutrición saludable, a la que aportan beneficiosas propiedades.